Muestra de la bajeza humana, que no parece tener límites es la presente Sentencia que hoy comentamos.

La Sentencia nº 39/2018 de 24 de abril de 2018 de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha condenado a 12 años de prisión a un hombre que, de forma reiterada, abusó sexualmente de su suegra, de 83 años de edad, y grabó en vídeo las escenas, que almacenó en su ordenador.

El alto tribunal, que confirma una sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia de Alicante con sede en Elche, le impone siete años de prisión por un delito continuado de abuso sexual y cinco años de prisión por un delito de explotación sexual y corrupción. Para ambos delitos la Sala contempla la atenuante de confesión.
Además, el condenado indemnizará a la víctima con 20.000 euros, por los daños morales que sufrió.
Los abusos se produjeron en varias ocasiones durante el mes de octubre de 2015 cuando el condenado, que convivía con su suegra y ejercía como su cuidador, realizó tocamientos a la anciana, la agredió sexualmente y lo registró en vídeo.
La esposa del condenado, hija de la anciana, descubrió los videos en un ordenador y acudió a la policía donde hizo entrega del material grabado.
La víctima, de 83 años, padece un deterioro físico y psíquico, “que le hace absolutamente dependiente de terceros para actos básicos de la vida diaria y vulnerable a la acción de terceros, que le impide disponer de iniciativa psicomotora y de suficiente capacidad para la comprensión adecuada de la realidad de su entorno”.
A veces resulta díficil ejercer la profesión de abogado y cumplir con el deber impuesto de ejercer la defensa de algun@s.
Agustín Zamarro Mogarra
Abogado
Azuqueca de Henares (Guadalajara)